Tuesday, September 9, 2014

Nuestra nueva mascota... Chet

Hola a todos.

Recientemente estuvimos visitando a mis abuelitos y mi hijo hizo un gran descubrimiento.  Cuando entramos a la casa descubrió que en el área del laundry habitaba una colonia de caracoles de tierra.  Ya se podrán imaginar por qué lo nombró Chet.  Entonces resulta que en ésta película Gabo es Turbo y Chet su mejor amigo.  Rápidamente buscó un vaso desechable (claro está!!!) y guardó a Chet hasta que llegamos a la casa.  En algún momento su titi le prometió comprarle un pez, cuando estaba en la etapa de los Bubble Guppies y quería tener su propio Mr. Grouper, pero Mr. Grouper nunca llegó.  No obstante el envase que sería el hogar de Mr. Grouper todavía estaba aquí.  Adivinen cuál es la nueva casa de Chet. 
 

Chet llegando al buffet.
Permítanme un paréntesis para contarles la mejor parte... mamá ODIA con alma. vida y corazón a los animals babosos, fríos y húmedos.  Razón por la cuál al principio de la vida con Papá Rosado lo primero que se estableció fue la reglas para las mascotas permitidas en la casa.  En la casa Rosado solo se consideran mascotas;

1 .perros (tenemos 3, 2 pit bulls Toby y Rocco, y Pepe, un sato bello),
2. gatos (aún ninguno pero en planes de adopción),
3. peces (ninguno poprque nadie se compromete a limpiar la pecera),
4. aves (solamente se considera la cacatúa que se llamará Cleo, cuando por fin la tengamos). 

Como vieron no hay espacio para reptiles, ni moluscos, ni roedores, ni nada exótico, ni nada fuera de los grupos anteriormente especificados.  La razón es sencilla, a excepción de tiempos recientes, el cuidado de las mascotas por lo regular recae en mama (no se si en tu casa pasa igual) y resulta que mamá le tiene ASCO y fobia y miedo y le da síntomas para visitar Capestrano cada vez que alguno de esos indeseables se le acerca.
 
Chet en un buffet alto en carbohidratos.  No Atkins here!!!
Con Chet rompí mi propia regla pero es la excepción (claro, porque ya hice el research sobre la especie y verifiqué que no fuera carnívoro).  Además que tantas cosas puede hacer le toma horas darle la vuelta al envase, no es cierto es más rápido de lo que pensaba.  Se pasa escapándose del envase cada vez que salimos.  Y cuando regresamos lo llamamos (como si nos escuchara) y entonteces a buscar se ha dicho.  Tiene el mejor disfraz, la mayoría de nuestro muebles son en madera y Chet es marrón. Además, que no hace una mama por sus hijos.


Chet tratando de salir de su envase.
Gabo con la boa, en playa de Dorado
Como dije anteriormente, sé que rompí mi regla sobre las mascotas.  Pero hasta ahí.  No más excepciones.  Casi me da un ataque este verano cuando Gabo y yo estabamos en la playa con su Tio Whiteshadow y a que no se imaginan lo que vio como a una milla de distancia (bueno como 15 pies, no tenía los espejuelos), nada más y nada menos que una boa como de 3 pies (podia haber sido de un millón en lo que a mí respecta).  Lo peor de la experiencia, Gabo la quería tocar y como mama está dispuesta a todo por su bebé lo llevé donde la dueña.  El respetuosamente le dice "Permiso, puedo tocar la snake???" ella dice que sí.  La toca y nos vamos él culeco y yo infartando.  Entonces sí que me la puso dificil cuando vio unos niños en la playa cogienda la condenada culebra y ya saben lo que el valiente quería hacer.  Y como mama está dispuesta a todo, allá fui (acompañada de Whiteshadow por si había que recogerme) y Gabo la cogió en sus manos con una seguridad y un temple envidiable.  Nos fuimos de la playa y adivinen lo que pidio de mascota...  Que no hace una mama por sus hijos? De seguro que no le compra una culebra.

Así que por lo pronto Bienvenido a la casa Rosado Chet.


Y tú, tienes mascotas poco tradicionales.  Me encantaría escuchar tu historia... escríbeme al email thismamascrazylife@gmail.com